BLOG

Los Palos del Flamenco: Alegría

diciembre 16, 2018

Alegría

fefa2
Entre las cantiñás es, por mucho, la más popular, celebrada y cultivada, por los artistas y el público. Esta composición, cuya estructura son coplas o estrofas de cuatro versos octosílabos; tiene una melodía de carácter festivo que incita al baile. Además el ritmo está depende mucho de la métrica del compás de la soleá, pero se dista de esta en que posee un tempo es mucho más rápido.

Su nombre proviene precisamente de la capacidad que tiene para incitar a la diversión, la fiesta y por supuesto, a la alegría. Es el estilo flamenco más antiguo y en el que se basan muchos de los palos flamencos para sus composiciones.

Su origen estuvo influenciado por muchos estilos como coplas romanceadas, los panaderos, seguiriyas, los viejos fandangos de Cádiz, las rosas  y jaleos, pero, sin duda, la jota la que aportó más elementos a su formación y desarrollo.  Esto ocurre en el marco de la convivencia entre los aragoneses y gaditanos en su lucha contra los invasores franceses, a principios del siglo XIX.Debido a esto sus letras clásicas contienen muchas referencias al río Ebro y Navarra y a la Virgen del Pilar.

fefa

La bata de cola

diciembre 16, 2018

La bata de cola es y seguirá siendo una manifestación de majestuosidad y belleza femenina. No todas las escuelas de flamenco tienen implementado el uso de la bata de cola y contrario a lo que se quiere, esta podría ser una tradición que no a todos les parece factible. Sin embargo, el impacto y repercusión que la bata de cola tiene dentro del flamenco tiene que ver con lo que simboliza para este tipo de baile.

Principalmente, se trata de un traje exclusivo de uso femenino que se vale de la cinestesia y de la belleza latente en las formas corporales para matizar más allá del zapateo y del uso de elementos llamativos. Con la bata de cola, destaca un empleo inteligente de la femineidad y la elegancia de manera armoniosa y prolija.

Nacida como antecesora de la bata de cola flamenca a mitad del siglo XVIII, la bata de cola consiste en un traje que arrastra su parte trasera desde la espalda, valiéndose de unos pliegues de tela que proporcionan el vuelo necesario cuando se está ejecutando el baile, la cual es ajustada al cuerpo por medio de cordones o cintas. En un principio, la bata de cola fue confeccionada en un tejido labrado de seda adornado con flores y ornamentas color pastel. El escote solía ser redondeado y en los brazos se usaba una manga tres cuartos clásica.

Debajo de la bata de cola, podía percibirse un brial destinado a potenciar el vuelo y a cada lado podía apreciarse dos pequeñas aberturas destinadas a esconder algún tipo de faldriquera, ajustado de igual manera gracias a cordones o cintas. Ya para el siglo XIX, la bata de cola era más corta incluso que la bata de cola actual. Se dice que la bata de cola surge como una adaptación de los vestidos de princesas, representado esta vez a una mujer fuerte, con carácter y libre.

Hoy en día, las batas de cola no son necesariamente blancas o de colores pasteles, las podemos encontrar también en colores que representen mucha más fuerza e impacto como lo son los colores rojo y negro. Sin embargo, también pueden encontrarse batas de cola realmente llamativas como azules o moradas.

El manejo de la bata de cola requiere de la preparación adecuada y no es algo que deba tomarse a la ligera. Son muchas las bailarinas profesionales que se han enfundado en una bata de cola, dejando un registro increíble e imposible de igualar. Entre ellas podemos nombrar a Carmen Amaya, Rosa Durán, Cristina Hoyos, Carmen Mora y por supuesto, la entrañable Matilde Coral.

Así pues, el uso de la bata de cola es considerada una tradición flamenca que realza la belleza y majestuosidad femenina donde se conjuga el baile y la música para presentar un espectáculo llamativo que pocos pueden igualar. 

El Mantón Flamenco

diciembre 16, 2018

flamenco_barcelona_manton3¿Has observado alguna vez ese manto que acompaña la gracia y encanto del baile flamenco? Esta llamativa prenda es conocida como Mantón de Flamenco o Mantón de Manila (capital de la antigua colonia española de Filipinas). Típico del Flamenco, la mujer andaluza, la manola madrileña, e incluso del casticismo; esta pieza fundamental para el baile tiene sus orígenes en China y tradicionalmente se realizaban en seda con bordados hechos a mano, cuyos motivos se centraban en diferentes elementos propios de la cultura oriental.

Se trata de un complemento del vestuario flamenco que es utilizado, principalmente, por las bailaoras, aunque las cantaoras, en ocasiones, también lo portan. Fue introducida en el vestuario español a mediados del siglo XVI, sin embargo su popularidad aumento durante el siglo XVIII, donde paso a ser usado también en múltiples regiones de Hispanoamérica. Fue acá cuando al mantoncillo evolucionó en su diseño. La temática oriental fue superpuesta por pájaros, rosetones y flores, las cuales tenían un significado particular; si su motivo era lirios significaba pureza, en el caso de margaritas se relacionaba con la impaciencia; las rosas con secreto, entre otros tantos. Además les fue añadido un elemento muy característico, los flecos.
Es increíble cómo una simple prenda aporta gran vistosidad y gracia al baile, a las bailaoras y a sus movimientos. Lograr esta gracia y vistosidad requiere una técnica propia y complicada, desarrollada solo por aquellas bailaoras que ya tienen gran dominio del baile flamenco; sin duda mover el mantón a compás y hacer que se convierta en una parte del cuerpo, es algo que requiere una gran práctica.

flamenco_barcelona_manton2

Pero ¿Cómo llegó el mantoncillo a ser algo fundamental en el flamenco? Esta pieza era comúnmente utilizada por las damas de la época, tanto en las clases pudientes como en los estratos populares, surgen nombres como Pastora Imperio, La Macarrona y Matilde Coral, quienes para entonces eran símbolo del flamenco; las cuales impulsaron el uso de esta indumentaria en la escuela sevillana.

flamenco_barcelona_manton4Si estás pensando en encontrar el mantón más adecuado para ti, aquí te damos un par de consejos básicos para elegir. Un detalle muy importante a la hora de adquirir el mantoncillo es que debe ser lo suficientemente grande como para que pueda cubrir de sobra tus dos brazos estirados en cruz. Acerca del diseño de tu mantón, el mercado ofrece una gran variedad de colores, estilos y diseños a la hora de tu compra. Entre los colores más habituales tenemos el negro, el blanco, el marfil y el rojo, la elección dependerá exclusivamente de tu gusto personal.

En cuanto a modelos y diseños, podemos encontrar los de cigarreras, con grandes rosas y claveles bordados en colores brillantes; también tenemos los de macetones, que mezclan el bambú con macetas llenas de flores. Y finalmente, no podemos dejar a un lado el modelo de bordado en negro y marfil; y el isabelino, que presenta las esquinas bordadas y cuyo centro permanece vacío o, en algunas ocasiones, presenta pequeños ramilletes de flores llamativas.

Abanico flamenco

diciembre 16, 2018

Abanico Flamenco
abanico1

Estamos seguros de que como amante nato del flamenco has podido notar que son muchos los elementos y accesorios que acompañan a este. Otro elemento muy resaltante dentro de la escena del flamenco es el abanico flamenco.

Al igual que el mantón, el abanico flamenco tiene su origen en el continente asiático, específicamente en China y Japón aproximadamente a mediados del siglo VII, pero a pesar de esto fue hasta el siglo XV cuando este llega al continente europeo a través de los comerciantes portugueses, los cuales tenían acceso libre al mercado oriental. Con el paso del tiempo, llegó a España donde fue acogido rápidamente, sobre todo el parte sur debido al clima de la zona. Era considerado raro y caro, y en principio fue usado por damas de la alta sociedad y con el paso del tiempo se popularizó y llegó a tener un lenguaje de seducción.

abanico2Este instrumente tiene ascendencia egipcia, pero con una apariencia diferente; ¿conoces cómo llegó a tener la forma que maneja actualmente? Pues una leyenda japonesa reza lo siguiente:

“Ocurrió una noche calurosa en el hogar de un humilde artesano de abanicos, cuando un murciélago que entró por la ventana abierta fue a estrellarse contra la llama de un candil cuando el hombre lo trataba de espantar acuciado por su asustada mujer. Al día siguiente, la curiosidad del artesano le llevó a imitar las membranas plegables de las alas del murciélago en la elaboración de un abanico.”

Pero volvamos a eso que más nos interesa, que es la manera cómo es empleado dentro del flamenco.

En este baile, el abanico flamenco consta de unas varillas que se unen en la parte inferior a “el paisaje”, que es una tela o papel la cual es decorada con diversos motivos, realistas o decorativos, cuya elección del diseño va a depender de los gustos de cada quién.

Tanto fue su auge que en el siglo XIX fue creada la Real Fábrica de Abanicos para su perfección.

Gracias al uso del abanico Flamenco, las bailaoras logran dar gran gracia y estilo al flamenco. Es por eso que su uso es muy común entre ellas. ¿Pero por qué este elemento coló un lugar en el flamenco? La respuesta tal vez sea ese lenguaje particular que se desarrolló por su uso.

Por ejemplo, si una dama quería comunicar que estaba soltera se abanicaba el pecho lentamente, pero si quería lo contrario lo hacía de manera rápida. Cerrarlo bruscamente era un tajante “te odio” mientras que apoyarlo en el corazón significaba un “te amo”. Sabemos que el flamenco es música y baile que transmiten un sinfín de emociones en un lenguaje propio, el abanico flamenco es un instrumento imprescindible para comunicar toda esa energía.


Siendo el flamenco un baile tan sensual, grácil y hermoso, es lógica la inclusión de este artilugio para fortalecer ese hechizo de encanto que causan sus movimientos. Y es que como declaro un escritor inglés llamado Joseph Addison: “Los hombres tienen las espadas, las mujeres el abanico, y el abanico es, probablemente, un arma igual de eficaz”.

Los palos del flamenco

diciembre 16, 2018

Los palos del flamenco

barcelona flamenco 7

El flamenco es una de las representaciones artísticas más apasionadas e interesantes dentro de la musical cultural. Una combinación perfecta entre música y baile, donde la música flamenca forma parte de la expresión de todo un colectivo, teniendo a su vez un sonido único frente a otras manifestaciones folclóricas y artísticas, y en la que el baile constituye una manera más vistosa para definir un lenguaje corporal de múltiples vertientes, donde se desarrolla la coordinación, el oído y el carácter mucho más que en otras demostraciones de la danza.

Al ser el flamenco una forma expresiva tan compleja, era lógico pensar que en un estudio un poco más profundo de esta manifestación, nos encontráramos con que existen ramas o bifurcaciones conocidas como “palos”, las cuales suelen clasificar al flamenco y proponer diferencias clave en cuanto a sonido y baile.

Para comenzar con la distinción de cada corriente, cabe destacar que existen palos de métrica fija y palo de métrica libre. Muy parecido a la poesía en varios aspectos de su composición, el flamenco distingue entre palos más flexibles a la creación y otros que permanecen en su forma clásica, es decir, los palos más populares.

barcelona flamenco 12Dentro de los palos de métrica fija, podemos encontrar variaciones en cuanto al ritmo como por ejemplo, los palos homogéneos comprenden una estructura elemental y básica siendo representados por los tanguillos, los tangos y los fandangos. En cuanto a los palos de ritmo irregular puede apreciarse al subgrupo compuesto por todos los palos de 12 tiempos, es decir, la soleá, la seguiriya, la bulería o la alegría, por mencionar algunos.

En cuanto a los palos de métrica libre podemos encontrar los fandangos naturales donde el cantaor es libre de llevar su propio ritmo, dando pie a la improvisación de ser necesario.

Destaca también en este grupo los palos de malagueña flamenca, que como su nombre lo indica permite diferenciar entre los cantes para bailes representativos de Málaga y los del ritmo abandolao.

Por su parte, en Granada podemos apreciar como surgen los palos llamados granaína y media granaína que no son más que un tipo de cante que surge de la mezcla del flamenco con algunos fandangos de Granada y finalmente tenemos los cantes del levante, un grupo compuesto por el fandango minero, la murciana, la levántica, la minera y la taranta.

barcelona flamenco 5La pasión por el flamenco va desde la participación a un evento como parte del público, a formar parte de una agrupación o desarrollar el lenguaje corporal que se dedica a representar el ritmo y la musicalidad de esta sobresaliente música española.

En todo caso, el estudio de su estructura es un conocimiento bastante apreciado por seguidores y artistas que buscan conocer cómo se compone esta genialidad que se baila y al mismo tiempo se escucha. Una forma de arte de este calibre, no podría tener una estructura simplista y poco profunda y cómo podemos apreciar hay muchos estilos y variaciones de las que podemos disfrutar.